Si existe una ciudad que ha marcado e impulsado la historia de Caifanes es Guadalajara. Aunque la agrupación conformada por Saúl Hernández, Sabo Romo, Alfonso André y Diego Herrera nació de las entrañas de la Ciudad de México, es en la capital tapatía en donde estos legendarios músicos han enfrentado de los retos más imponentes de su trayectoria y que marcaron, por mucho, las ambiciones que visualizarían para el futuro de la entonces debutante banda rockera.

El baterista Alfonso André recuerda que si bien el primer paso de Caifanes se dio en el antiguo Distrito Federal, Caifanes pronto se toparía ante escenarios monumentales y masivos como el Estadio Jalisco, el primero de esta naturaleza que los rockeros tuvieron que dominar siendo 1989 y figurando como teloneros de Rod Stewart y detonando el inicio de una relación especial con el público tapatío.

“Tenemos una historia de muchos años con Guadalajara, siempre nos han recibido de maravilla. La primera vez que salimos de gira con la Inéditas Imágenes de Aurora fue a una tocada en la entonces la librería Las Puertas, que ahora ya no existe y desde entonces hicimos muy buenos amigos con la misma ciudad y su gente”, detalla Alfonso al confirmar la presentación que Caifanes tendrá el próximo 11 de noviembre en el Weekend Fest Calle 2.

“Me acuerdo mucho se ese concierto. Estaba un artista internacional y llegamos sin saber qué hacer, era la primera vez que estaríamos en un estadio de futbol, estábamos bastante paniqueados en el escenario y la gente ya estaba cantando las canciones del primer disco, eso nos voló la cabeza y siempre estará en el corazón”.

Aunque han pasado 30 años desde que Caifanes tocó por primera vez siendo abridores de Neón, Alfonso André puntualiza que más que añorar y querer volver a vivir los primeros éxitos de la agrupación, los músicos optan por disfrutar el presente y sacar provecho de la experiencia que ahora los posiciona como una de las bandas madre del rock mexicano.

“Me siento afortunado de tener esta carrera tan larga. Para mí no es nada enfadoso seguir en el escenario, es un placer, no me molesta tocar la misma canción una y otra vez, siempre tratamos de hacer algo diferente en los concierto, sacamos algunas del baúl de los recuerdos. Es bonito sentir el cariño de la gente, el que cante las canciones como si fueran suyas”.

Con agenda llena

Tras sumar un par de ciudades más a su gira de cierre de 2018, Alfonso André adelanta las intenciones de Caifanes de regresar al estudio para proponer una nueva producción inédita y aunque no hay fechas ni letras ni sonidos definidos, el músico considera que tras un breve descanso la banda retomará el ritmo de trabajo en los primeros meses del próximo año.

“Quisiéramos grabar algo pronto, no hay nada definido, tenemos que juntarnos antes para ensayar porque ha estado muy movido este fin de año y hasta diciembre estaremos tocando, después cada quien se irá de vacaciones con su familia y retornaremos hasta febrero, pero no hay nada definido”.

A la par, Alfonso André sigue promocionando su segundo material como solita, “Mar rojo”, con el que asegura sentirse como un músico debutante al pie de la lucha por conseguir un prestigio en la industria musical sin tener como escudo o plataforma su trayectoria con Caifanes.

“Ahí sigo siempre y cuando el calendario de Caifanes me lo permita, en los ratos muertos trato de hacer algo con mi banda porque me gusta mucho tocar con ellos. Me gustaría continuar con esto, no dejarlo, siento que es un camino que apenas empecé a andar en el que aún me queda mucho por hacer”.

Se suman a la causa

Aunque para Caifanes no hay una intención clara de hacer una canción en honor a las víctimas y damnificados de los sismos que han afectado a diversos estados del país, Alfonso André ya está en preparación para el lanzamiento de una canción especial en la que colaboró junto a otros rockeros mexicanos.

 

“En Caifanes no hemos platicado de eso. Yo estuve involucrado en una canción que saldrá en un EP que estará en venta para beneficio de los damnificados. La canción es autoría de Fernando Rivera Calderón de Monocordio junto a Alejandro Otaola, guitarrista de Cuca y San Pascualito, esperamos que pronto salga a la venta para seguir apoyando porque todavía hay mucho por hacer”