Guadalajara no es botín político de nadie. Los nuevos planes de desarrollo, aprobados por el Cabildo a principios de marzo, no se pueden aplicar debido a la resolución del Tribunal de lo Administrativo del estado de Jalisco (TAE). Estos documentos son claves para la redensificación y desarrollo ordenado de la la Perla Tapatía, luego de que transcurrieron años sin actualizarse, lo que generó muchos de los problemas e irregularidades que hoy vivimos en la Ciudad.

Tras una consulta ciudadana y un fuerte debate en el Cabildo, estos nuevos planes parciales se aprobaron para ofrecer garantía y reglas claras a los habitantes sobre el crecimiento vertical de la Ciudad y las políticas de repoblamiento. Sin embargo, el Parlamento de Colonias a través de la Procuraduría de Desarrollo Urbano (PRODEUR) interpusieron un recurso legal que mantiene detenidos estos planes, y genera riesgos para el desarrollo y la inversión en Guadalajara. 

 

Este diario fijó su postura esta semana a través de un editorial. Tras la publicación, José Luis Cuéllar Garza, delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) se reunió con autoridades tapatías para conocer del tema y advertir de los riesgos. Concluyó que más de 5 mil millones de pesos en créditos y subsidios federales podrían perderse en los próximos tres años si los nuevos planes parciales son detenidos definitivamente por una resolución del TAE aún pendiente.