Luego de que se diera a conocer que en la avenida de La Paz se observan diversos bolardos dañados o doblados por choques y que incluso uno de los puntos con más percances está a la altura de la calle Moscú, la Secretaría de Movilidad reconoció el aumento de incidentes en la zona e informó que analizan hacer un ajuste en el diseño de la ciclovía para lo que llevan a cabo una revisión de la infraestructura.

Los bolardos de Avenida La Paz fueron colocados a mediados del mes de febrero y son parte complementaria del proyecto de MiBici. A pesar de que dicho programa arrancó en diciembre del año pasado, se instalaron tarde porque la autoridad no contaba con dichos postes con los que pretenden brindar seguridad a los ciclistas.

La dependencia en Movilidad había informado que estos elementos también se colocarían en otras arterias como parte de una segunda etapa del proyecto.

Los postes que se observan por toda la avenida de manera cercana a las esquinas, tienen la intención de delimitar los espacios por los cuales el ciclista puede circular de manera segura, no obstante, han provocado que automovilistas se impacten contra ellos.

En un recorrido realizado por este medio se constató que los bolardos, principalmente los que se encuentran en el tramo de Escorza a Chapultepec, mostraban huellas de impacto de automotores.

La autoridad en Movilidad no motorizada instó a conductores a “tomar el hábito y conocimiento en el cambio de la dinámica en la circulación” y respetar el espacio de los ciclistas.

 

Sin embargo, vecinos cercanos al lugar manifestaron que faltó difusión de las modificaciones en Avenida La Paz con la introducción de la ciclovía y todos sus elementos. Una empleada de un negocio dijo que se combinan la falta de precaución del conductor y la deficiente socialización.