En la Zona Metropolitana de Guadalajara circulan camiones de varias rutas que por diferentes motivos se encuentran con amparos y suspensiones que las mantienen sin que puedan ser multadas.

Las rutas que se ven envueltas en juicios son la 24 que circula por la Avenida López Mateos, la 62 que comparte pasaje con el Macrobús en la Calzada Independencia, aunque no debería pasar por la misma vía ya que con la implementación del transporte masivo pretendían que este fuera el único. La 62 en su recorrido capta 27 mil viajeros al día, lo que impacta considerablemente al transporte articulado.

Además de la 701 y las pertenecientes a la Federación Obrera Revolucionaria de Agrupaciones Sindicales del Estado de Jalisco (FORAS), que entre otros derroteros pasan por avenidas como Malecón, Tonaltecas y Periférico Oriente, entre otros puntos.

El problema es que no se vislumbran soluciones a corto plazo, es necesario esperar los tiempos jurídicos, mientras tanto las unidades continúan prestando el servicio. Para conocer más sobre esta investigación te invitamos a leer El Informador la siguiente semana.