Imagina que Vincent Van Gogh hubiera pintado “La noche estrellada” en la pared de su vecino. Evidentemente, no es el caso, pero hoy día existen pinturas que tienen por lienzo esquinas, puertas, carros y hasta banquetas; pertenecen a las calles de la ciudad, ¡no a los museos!

 

La silueta grisácea de una niña que suelta un globo rojo en forma de corazón es uno de los grafitis más conocidos de Banksy, el artista británico anónimo que se descubrió por primera vez en la ciudad de Bristol, Inglaterra, durante los ochenta. Sus dibujos, aunque controversiales por plasmar temas sociales y políticos, están en las paredes de diversas ciudades del mundo. Claro que la mejor ciudad para toparse con ellos es Londres, ¡su sello en tonos grisáceos es inconfundible!

Ahora que las calles de Valparaíso, Chile son una colorida galería al aire libre, donde las escaleras, las puertas y los carros se pintan de divertidas ideas y siluetas. No es raro encontrar un trío de ojos en una puerta o un arcoíris en el cofre de un automóvil. Incluso, desde hace algunos años, se organizan tours que llevan a los curiosos por las mejores expresiones de arte independiente, para conocer el poder creativo de los chilenos, plasmado en cerros como Polanco, Alegre y Concepción.

En Berlín, está también East Side Gallery que, si bien es un tramo de más de mil trescientos metros del Muro de Berlín, está pintado en más de 100 murales, que constituyen la mayor galería de arte al aire libre en el mundo. Ahí se encuentran caricaturas, críticas políticas y cientos de frases que alaban la libertad y piden un mundo mejor, desde excéntricos besos hasta gritos de figuras fantasmales. Está situada entre el Oberbaumbrücke y la estación central de Berlín Este, en el distrito Friedrichshain-Kreuzberg, al borde del río Spree.

Pero el mural más grande del mundo que haya sido pintado por una sola persona se encuentra en Buenos Aires, Argentina. Parece un artístico tatuaje de colores y sombras grises, de más de dos mil metros cuadrados en el barrio de Barracas. Su nombre es “El regreso de Quinquela” y está hecho por un solo artista urbano, para embellecer la zona y crear un retrato masivo de los vecinos.

Después de todo, el arte debe estar en la vida diaria, para contemplarlo al salir de casa y contagiarnos de su creatividad y energía, como sucede en el metro deEstocolmo; en él, cerca de 150 artistas plasmaron su arte en 100 estaciones de metro, y hoy se considera la galería de arte más larga del mundo. Hay estaciones de paredes rocosas en tonos azules y rojos, instalaciones de luz, superficies moteadas, enormes mosaicos, esculturas y pinturas de arte moderno.

El arte urbano no tiene fecha de cierre y está expuesto a los días y las noches para que todos lo disfruten y formen parte de su vida cotidiana.  

 

Por Paulina Luquín para Travelier

www.facebook.com/traveliermx