De unos años hacia acá la agricultura dejó de estar lejos de las ciudades para estar dentro de ellas. En países europeos y asiáticos y en Estados Unidos, ha evolucionado la agricultura y se han creado proyectos de huertos urbanos comunales, ya sea en un terreno baldío, en unas vías de tren abandonadas o en una azotea, grupos de personas se han organizado y creado huertos donde siembran y plantan para su autoconsumo, estos proyectos no sólo han hecho que espacios olvidados se aprovechen y se llenen de vida, también ha ayudado a formar un tejido vecinal más fuerte, consumir productos libres de insecticidas, además de obtener un ahorro de gastos de su bolsillo.

En México, aunque todavía no se ven proyectos de este tipo, cada vez hay más información sobre los huertos urbanos y sus beneficios y aunque tal vez todavía falte tiempo para crear huertos colectivos, sí va iniciando una nueva cultura de interés no sólo por los alimentos orgánicos sino por el cosechar lo que se siembra.

Hay muchas maneras de crear un huerto en casa, contrario a lo que se puede pensar, no es necesario un gran espacio de tierra o un gran jardin, ahora podemos tener nuestro huerto en nuestra azotea o hasta en nuestro balcón. Aunque hay diferentes propuestas para crear tu propio huerto (macetas, muro verde, llantas recicladas, cajas ya listas con el sustrato...) todas se basan en las mismas necesidades: un espacio para contener las semillas y/o plántulas, un buen sustrato (tierra con algunos complementos) y una buena ubicación; así, aunque sea un pequeño espacio puedes crear tu mini huerto donde cosecharas tus propias creaciones!

En tu huerto puedes tener plantas de olor -menta, albahaca, hierbabuena...-, diferentes vegetales de hoja -variedad de lechugas, espinacas...-, tubérculos - papa, camote, zanahoria- puedes tener fresas, apio, pepino, naranjos, manzanos, guayabos... Te propongo que creas un huerto en tu casa, tendrás un espacio el cual no sólo disfrutaras, lo llenara de vida, tendrás alimentos sanos, ahorrarás en tu súper, refrescaras el microclima y ayudaras a reducir la isla de calor, disminuirás tu huella de carbono y llenaras tu espacio de belleza. Tal vez falta tiempo para lograr tener huertos urbanos comunales, pero tener nuestro propio huerto en casa puede ser un gran comienzo y un paso más para acercarnos al futuro de vivir una vida responsable y con mayor conciencia. 

POR: ESPACIO AMBAR