Ya es verano y las vacaciones se acercan, mientras los cursos, talleres y otras actividades propias de la temporada están por comenzar.

Y para un verano diferente, un destino diferente, como ya hemos dicho en ocasiones anteriores, los lugares favoritos para vacacionar son las playas, pero que tal una playa poco conocida, poco visitada y de asombrosa belleza natural.

Suena muy atractivo y resulta toda una aventura para aquellos que tienen los viajes como uno de sus pasatiempos preferidos.

En Baja California Sur se encuentra este destino llamado Puerto Balandra, ubicado a 25 km de La Paz, por la carretera Pichilingue-La Paz, considerado por muchos como un gran sitio para el buceo y el esnorquel.

Se caracteriza por sus impresionantes formaciones rocosas que hacen una línea que limita la playa, además de predominar una serie de cavernas y arcos de piedra. Se perciben una gran cantidad de peces de colores, mantarrayas y otras especies marinas que se aprecian desde la orilla del mar.

Su oleaje es casi imperceptible, el agua cristalina se mantiene a una temperatura de 30 grados casi todo el año y se distingue por lo plano de la arena, ya que se pueden caminar hasta 500 metros hacia dentro y la profundidad es de 1.20 metros.

Otras actividades para realizar son acampar, nadar, remar, velear y pescar, sin dejar de lado admirar en los esteros bancos de atún, barrilete, lisa, sierra, barracuda, cazón y tiburón verde así como ostras perleras.

Puerto Balandra se puede reconocer gracias a una curiosa roca en forma de hongo, llamada Hongo de Balandra, que es el un símbolo de la zona, se trata de una formación rocosa creada naturalmente por la erosión de los elementos que mide cerca de tres metros de alto, y en la parte más angosta 40 centímetros de ancho.

Entre las recomendaciones para visitar este lugar está el portar agua y comida, ya que hay pocos servicios así como hospedarse en los hoteles de La Paz.

TEXTO: XOCHITL MARTÍNEZ