El Centro de Hospitalización e Integración Juvenil que hay en la Zona Metropolitana de Guadalajara le apuesta a la reintegración en la sociedad de personas rehabilitadas por consumo de drogas. Este centro trata adicciones como el alcohol, la mariguana, la cocaína, el tabaco y hasta el juego.

A pesar de que los internos son, en su mayoría, adictos a la metanfetamina, este centro se construyó pensando en adictos a la heroína. Como Javier, quien es adicto a esta droga desde hace 25 años y lleva dos meses internado, él decidió entrar tras perder a su segundo matrimonio y espera recuperar a sus hijos y a su esposa cuando egrese.

 

En esta institución, a decir de su director, Luis Gómez, se ayuda a los pacientes a crear un proyecto de vida, para así reducir el riesgo de una recaída. Si quieres saber más sobre este centro, así como las historias de dos de sus pacientes, no dejes de leer El Informador la próxima semana.