En Guadalajara hay un semáforo cada 27 metros cuadrados, de acuerdo al total de aparatos y el área total de la capital del Estado. Estos se convierten en un dolor de cabeza para los conductores que deben esperar a un agente vial o arreglárselas por ellos mismos para cruzar la calle; y son un peligro para los peatones cuando no funcionan.

Para atender las fallas existe la Dirección Dispositivos de Control de Tráfico en la Secretaría de Movilidad, sin embargo, durante este año se han reportado 32 aparatos con desperfectos a diario. Y durante los temporales, como ahora, la incidencia se incrementa.

 

Aunque, sin importar si funcionan o no, la sobrepoblación de los aparatos y su docilidad ante contingencias provocan malestar para todos los ciudadanos. Si quiere saber de qué manera funciona el área que los controla y si se da abasto con la cantidad de trabajo, no se pierda la siguiente semana El Tema de El Informador.