Nueva Orléans es la ciudad más grande de Luisiana, Estados Unidos, y puerto principal del río Mississipi, considerada como de las más importantes del sur de ese país. Tiene una fuerte influencia española y francesa, creando una urbe europea con casas criollas, plantaciones, grandes mansiones, entre otros elementos arquitectónicos que la distinguen. Al ser una ciudad multicultural, las notables influencias africana y latinoamericana se perciben en las artes, ya que en este lugar nacieron grandes músicos del jazz como Louis Armstrong, Pete Fountain, E llis y Wynton Marsalis.

Quienes son amantes de este género, del cual se desprenden otros como el swing, bop, jazz latino, jazz fusión y otros, brinda los mejores club de jazz en el mundo como Preservation Hall, Patout’s o Palm Court Jazz Café.

El Barrio Francés es una de las visitas obligadas a Nueva Orleáns, ya que el encanto del viejo mundo es legendario y difícil de describir. Calle tras calle se admira sus clásicos hoteles, boutiques, tiendas de antigüedades, galerías de arte, la Catedral de St. Louis en Jackson Square.

Su fresco clima tropical, su arquitectura y atmósfera han sido fuente de inspiración para músicos, escritores y artistas visuales.

Familias enteras pueden disfrutar de este hermoso destino con un paseo en barco de vapor por el Mississipi , un tour por los pantanos, pasear por los históricos tranvías, visitar el Zoológico Audubon, el Acuario de las Américas, el Teatro IMAX, el Insectarium y el Museo de Arte Sureño Ogden.

Caminar es la mejor manera de conocer una ciudad y en Nueva Orleáns se pueden recorrer sus diversos vecindarios, cada uno con su propio estilo de vida, desde Faubourg Marigny, el Barrio Francés, el Distrito de las Artes, el Garden District hasta el corredor Magazine Street y Carrollton, entre otros.

El paladar se deleita con una ecléctica gastronomía con platillos tradicionales como frijoles rojos con arroz, po-boys, lucky-dogs y más, así como las cocinas exóticas latina, mediterránea y asiática.

TEXTO: XOCHITL MARTÍNEZ