El gluten es uno de los temas más sonados y controversiales del área de la nutrición en la actualidad. La popularidad de las dietas “libres de gluten” ha tenido un aumento importante en los últimos años, lo que ha traído como consecuencia el lanzamiento de cientos de productos sin gluten al mercado. Hoy en día, existe una gran confusión que rodea a este tema, ya que pocas personas sabemos realmente lo que es.

En esta columna te hablaré de los mitos y realidades más comunes sobre el gluten para que puedas decidir de una vez por todas si prefieres consumirlo ó evitarlo.

¿Qué es el gluten?

El gluten es la proteína principal de algunos granos como el trigo, la cebada, el centeno y sus derivados. Los alimentos que lo contienen son: harinas, trigo, pan, pasta, cuscús, tortillas de harina, galletas, muffins, bollos de pan, pasteles, galletas y cereales integrales, avena, salsas y aderezos, cervezas, papas fritas, dulces y caramelos.

MITOS Y REALIDADES:

  • Una dieta sin gluten puede ayudarme a bajar de peso.

FALSO. La dieta sin gluten no es la ideal para bajar de peso. Hay personas que bajan de peso con la dieta sin gluten, sin embargo no es por el gluten en sí, sino porque una dieta estricta sin gluten te obliga a dejar ciertos carbohidratos refinados que pueden llevarte a subir de peso. De hecho, un estudio siguió a un grupo de personas con enfermedad celiaca durante dos años bajo una dieta libre de gluten, y se descubrió que aproximadamente el 81% aumentó de peso.

  • El gluten es malo para todas las personas

FALSO. El gluten es sólo dañino para la salud de las personas que sufren de enfermedad celiaca. La enfermedad celiaca afecta tan solo al 1% de la población aproximadamente y las personas que la padecen son tan sensibles al gluten que incluso una pequeña cantidad puede enfermarlos gravemente desde diarrea crónica y dolor abdominal hasta osteoporosis e incluso cáncer. Al adoptar una dieta libre de gluten sin presentar enfermedad celiaca, podrías estar dejando fuera alimentos muy importantes para la salud y sobretodo para la digestión y la regulación de los niveles de colesterol como la avena y el salvado de trigo.

  • Hay personas que no presentan enfermedad celiaca, sin embargo, pueden ser intolerantes o sensibles al gluten.

VERDADERO. Se cree que el consumo excesivo de gluten puede causar intolerancia al mismo en algunas personas. Si presentas dolor estomacal, inflamación, gases ó dolor de cabeza después de consumir alimentos como el pan, harina de trigo, cebada, centeno, productos de repostería y pastas, es necesario que acudas a un especialista.

  • Todos los productos “sin gluten” son saludables

FALSO. Muchos productos sin gluten contienen cantidades elevadas de calorías, azúcar y conservadores. ¡Libre de gluten no quiere decir que es nutritivo!

Por último, si sospechas que presentas intolerancia al gluten, es necesario acudir a un especialista que pueda diseñar un plan de alimentación basado en tus necesidades para evitar la deficiencia de algún nutrimento.

TEXTO: Elizabeth Castro @ecnutricion