A orillas de este inmenso lago se encuentra una alegre variedad de poblaciones, que reciben con los brazos abiertos hasta al turista más exigente. Estos poblados cuentan con una gran variedad de actividades, es ideal tanto para el que gusta de la aventura y contacto con la naturaleza como para el que busca un encuentro con la cultura, la historia, el arte y la gastronomía, o simplemente para descansar del bullicio de la gran ciudad.

 Aquí algunos de los pueblos más populares de la Ribera de Chapala:

 

·         Chapala, lugar de descanso y pueblo de pescadores

Su extraordinario clima y el encanto de un pueblo tradicional mexicano hicieron de este sitio el pionero en turismo a nivel nacional, como lo muestra su antiguo hotel construido en 1898, hoy convertido en el Palacio Municipal.

Pasear por su malecón, visitar el mercado de artesanías, comer charales doraditos y probar la deliciosa nieve de garrafa son algunas de las cosas que no puedes dejar de hacer en tu próxima visita a este lugar.

 

·         Ajijic, la comunidad cosmopolita de la ribera

Este sitio tiene un matiz sumamente internacional. Se trata de la localidad ribereña que cuenta con el mayor número de habitantes extranjeros, es un lugar ideal para el descanso, paisajes y paredes llenas de color y tradiciones profundas que se conjugan en un clima perfecto que reúne a artistas, jubilados, turistas y habitantes de la laguna.

Esta localidad cuenta con el mayor número de galerías de Chapala, una agenda de exposiciones y eventos culturales durante todo el año.

 

·         Jocotepec, y su tradicional birria

Bordeada entre montaña y deliciosas nieves de garrafa, ha logrado conservar su  aire clásico a pesar del paso del tiempo, conservando su estilo de pueblo antiguo y abriendo la puerta al desarrollo residencial y de descanso.

Comer la famosa birria de la plaza central en “El Tartamudo”, es algo que no puedes dejar de hacer en tu visita a Jocotepec, son los expertos por tradición familiar en el arte de preparar el exquisito platillo.

 

·         San Juan Cosalá, reyes del temazcal

Tomar un baño en sus aguas termales con poderes relajantes y curativos, recibir un masaje o experimentar la terapia de chorro y barro mineral, son un clásico.

 

·         Tuxcueca, la tranquilidad en su máxima expresión

 

Caminar por su pequeño embarcadero y sentarse junto a la sombra del enorme árbol que ahí vive es el plan perfecto si lo que buscas es pasar un día diferente.

TEXTO: PAULINA R. NAVA