En estas dos ciudades de América Latina, el dicho “el amor entra por la cocina” adquiere una nueva dimensión con las delicias típicas y las fusiones modernas de los mejores restaurantes del mundo.

Que Perú se haya posicionado como mejor destino culinario en el mundo en los World Travel Awards por tres años consecutivos, lo dice todo. Y México no se queda atrás, con restaurantes que encabezan las listas de The World’s 50 Best Restaurants y Latin America’s 50 Best Restaurants. Ahora sólo falta comprobarlo por uno mismo, en las más destacadas opciones de alta cocina de sus ciudades capitales.

Lima del mar y otras delicias

Ceviche caliente de langostinos es uno de los platillos más aclamados de Central, restaurante que el chef Virgilio Martínez estableció junto con su esposa Pía León, en el barrio de Miraflores de Lima. Platillos a base de granos andinos como la quínoa y la kañiwa, lo han posicionado número tres a nivel mundial, y número uno en América Latina.

También en Miraflores, se encuentra La Mar, donde se sirve el muy famoso ceviche peruano, preparado con frescos pulpos, erizos de mar, camarones y peces meros, por el especialista en comida del mar, Andrés Rodríguez. Además, tiene un extenso menú de cocteles a base de pisco para acompañar. La cocina deMaido, por su parte, tiene como filosofía la constante redefinición de platillos que apuestan por una fusión peruana y japonesa. Su corte de res cocinado por cincuenta horas, o su ceviche con helado de limón, hablan por sí solos.

Ahora que para cocina peruana, el chef Gastón Acurio es uno de los mejores del mundo, al tomar las tradiciones gastronómicas del país y convertirlas en platillos de lujo. En su más aclamado restaurante Astrid y Gastón, ubicado en una hacienda histórica del barrio de San Isidro, el menú es presentado como libro de recetas e historias que narran, por ejemplo, el origen del ceviche preparado con erizo, leche de tigre de rocoto y choclo, o la papa ahumada con pato y espinaca.

Ciudad de México a la mesa

Tan pronto uno se sienta a la mesa de Pujol, degusta un té que prepara las papilas gustativas para una comida o cena a tiempos, que incluye moles verdes, cuitlacoche, tamales de papa, tacos de barbacoa y un dulce “final feliz”, de alta cocina mexicana. Este restaurante minimalista del chef Enrique Olvera, ubicado en la zona de Polanco, lleva ya varios años entre los mejores veinte del mundo.

 

Muy cerca, el chef Jorge Vallejo ofrece su propuesta de cocina mexicana contemporánea. En Quintonil, habrá que probar, de entrada, la crema de queso, castacán y plátano macho, o el tamal de amaranto, para continuar con el pato en salsa de recado negro con escabeches, o bien, huauzontles con queso de Chiapas, acompañados de nopales (uno de los favoritos del lugar). ¿Se te hizo agua la boca? Otra opción, es el restaurante Biko, que fusiona la cocina española y mexicana con la astucia de tres chefs originarios del país vasco. Aquí uno puede disfrutar de platillos como alcachofas, coliflor e ibérico con cacahuate, pesca del día confitada, costilla de la olla con canela y almendras, o tortilla de bacalao para dos.

TEXTO: PAULINA LUQUÍN para Travelier