Morelli estimula la creación, abre nuevos laboratorios y el taller de crítica y ensayo

 

Se cumplió ya un ciclo escolar de Morelli, Centro de Escritura Creativa que se inauguró a mediados del año pasado. Luego de un exitoso arranque, los directivos de esta singular casa de estudios alrededor de la literatura prepararon un segundo programa que aumenta la oferta.

Para Álvaro Abitia, fundador de Morelli, este centro de producción de la palabra ha sido "una aventura quijotesca más de un grupo de empresarios sociales no convencionales", comentó en entrevista. Tras su experiencia en la Universidad Libre de Música, Abitia agregó que Morelli busca ser un centro de producción creativa para la palabra, no sólo una escuela de escritura.

Pepe Cuéllar, director de Morelli, afirmó que el rango de edad de los estudiantes fue desde los 16 años hasta los 60 años, aunque en su mayoría rondan los 22 años. Sobre sus perfiles, señaló que son variables: desde médicos interesados en la poesía. En conjunto, el número de estudiantes fue e cerca de media centena.

LOS LABORATORIOS: UN ESPACIO PARA LA CREACIÓN

Destaca el aumento de los laboratorios: el año pasado comenzaron con un solo laboratorio, impartido por el editor Felipe Ponce. Su tema fue la creación editorial, y durante las sesiones se desarrollaron tres proyectos diferentes (un manual, un guía y publicación digital, comentó Abitia).

Para esta segunda ronda, el número de laboratorios creció a cuatro. Con el cometido de vincular las diferentes ramas de la creación artística, Mariana Motoko dará el laboratorio de ilustración literaria. Las sesiones están dirigidas a ilustradores, diseñadores y todo aquel que quiera aprender sobre narrativa visual y cómo se cuenta una historia más allá de las palabras. Mariana Motoko es originaria de Chihuahua: ha expuesto su trabajo en muestras colectivas e individuales.

Por su parte, Antonio Delgado ofrecerá el laboratorio de comunicación digital: en él expondrá las estrategias para la interacción en redes sociales. El público meta son aquellas personas detrás de las cuentas oficiales de empresas, productos o proyectos. Delgado expondrá métodos para la generación de contenidos e interacción con el público.

Además de la edición de libros, en estos laboratorios también tiene lugar la edición en periódicos, en específico la sección cultural. El editor y periodista Cristian Zermeño es el encargado del laboratorio de periodismo cultural. El ponente hará un repaso de los diferentes géneros a los que los periodistas pueden recurrir para contar una historia.

LOS TALLERES: DE LA REFLEXIÓN A LA PRÁCTICA

Un taller que se estrena es el de Rogelio Villarreal, editor de la revista Replicante. Su tema será el ensayo, con una fuerte tendencia al espíritu crítico que ha caracterizado a Villarreal en todas sus publicaciones.

El narrador jalisciense Antonio Ortuño imparte el taller de cuento y novela. Ortuño es de los talleristas que repiten en Morelli, y en su programa se remonta hasta los orígenes de la narración para hacer una revisión de cómo se han contado historias a lo largo de la historia de la literatura. Otro taller que permanece en el programa es el de poesía, que en esta ocasión tendrá dos sesiones diferentes, con Xel-Ha López y Paty Velasco.

En Morelli saben que la creación de textos no se ciñe sólo al ámbito del cuento, la novela y la poesía, por ello existe el taller de guión. La responsable en este ciclo es Mariana Pérez Villoro, quien hará un recuento de los diferentes formatos en la redacción de guiones: ficción, documental, sketchs e incluso videojuegos. La formación de Pérez Villoro incluye la literatura y los medios audiovisuales.

Más allá de los géneros literarios, la redacción merece un taller específico para explorar todas sus características. Comunicóloga y docente, Mariana Mota está a cargo de este taller.

Además de los talleres y laboratorios, Morelli abre tiene un club de lectura semigratuito: el único requisito para entrar es donar un libro para su biblioteca ("no superación personal", bromeó Abitia). Las sesiones son los martes a las 6:30 de la tarde, con una duración de dos horas. Los asistentes al club se dividen en dos grupos: cada uno de ellos debe leer un libro previo a cada sesión, con la dinámica de que presentan al otro grupo el libro leído para convencerlos de emprender la lectura. No hay otro requisito para estar en el taller más que el interés por la literatura.

Continúa el diplomado en gramática creativa, con las modalidades presencial y en línea. El diplomado se divide en tres secciones: herramientas creativas del autor y literatura contemporánea, impartidos por el propio Álvaro Abitia, y un tercer módulo en el que el estudiante elige uno de los talleres disponibles en Morelli.

PRÓXIMAMENTE

La sede de Morelli también prepara mejoras en su espacio: para propiciar una mayor promiscuidad creativa, como la definen sus creadores, la escuela está próxima a inaugurar su cafetería, además de una pequeña isla de una reconocida cadena de librerías (El Sótano).  El objetivo es ofrecerle una experiencia global a los que aman leer y escribir ambiente de amistad, afirmó Pepe Cuéllar.

Los planes para crecer la oferta académica de Morelli no se detienen: uno de los próximos cursos que ofertarán será de fotografía, con énfasis en la práctica de la fotografía documental con tintes narrativos: la meta es contar una historia con la imagen.

La FIL pasada, Morelli recibió a Joselo Rangel, integrante de Café Tacvba. Pero su presencia en esta casa de letras no fue para hablar sobre su carrera musical, sino para charlar sobre su reciente carrera literaria. Este tipo de encuentros con creadores seguirán en Morelli. Estos diálogos son abiertos al público en general. Un siguiente invitado será Rogelio Villarreal.

 

Todos los laboratorios son sabatinos, salvo el que imparte Felipe Ponce. En todos se cursan 28 horas presenciales.

Los talleres son entre semana, con una duración de dos horas (de 18:30 a 20:30 horas), salvo los de poesía y cuento y novela, con horarios matutino (10:00 a 12:00 horas) y vespertino.

DIRECCIÓN: Morelli, Centro de Escritura Creativa, en Casa Alfonso Reyes (Justo Sierra 3152, col.  Vallarta San Jorge). Tel. 2016 6027. www.morelli.mx.

 

 

Por: Jorge Pérez

Twitter:@info_Jorgep

jorge.perez@informador.com.mx