Las mujeres en México, amamantan a sus hijos, en promedio, hasta los 10 meses.

En México, todos los días, por lo menos el 25% de las mujeres devenidas en madres, están buscando establecer la lactancia, sin embargo, solo el 7% logará este objetivo, el resto abandonará sus intentos antes de los 3 meses.
Según La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, las mujeres en este país, amamantan a sus hijos, en promedio, hasta los 10 meses. Estos datos coinciden con las encuestas del 1999 y del 2006.

Entonces, si según los usos y costumbres de las mexicanas, la lactancia suele durar más de 9 meses ¿por qué existe este abandono tan drástico en los primeros meses?

¡Seguro piensas que es porque no tienen leche!

En la encuesta mencionada, esa fue la principal razón dada por las mujeres.

La verdad es que solo el 1 o 2% de mujeres en el mundo padecen hipogalactia, que es la razón hormonal, por la cual la producción láctea se inhibe. Todas las demás mujeres se encuentran en posibilidades de producir la leche que su bebé necesite.

 

 

Los mitos y sus resultados

 

Si la madre no sabe que debe ofrecer el pecho al bebé todas las veces que este quiera y durante el tiempo que él lo desee y, por el contrario, se le dice que el bebé debe “aprender” a comer cada 2 ó 3 horas y durante un tiempo limitado en cada toma, entonces puede ser que la producción disminuya.

Para producir leche materna, el cuerpo echa a andar una impresionante maquinaria biológica, que implica un gran desgaste energético, por lo que no lo hará si hay poca demanda.

Otra razón que provoca esta disminución, es la falta de pericia de la mamá, para colocar al bebé frente en el pezón, enseñarle podría ser preocupación del personal de la salud o de las mujeres cercanas a ella. Sin embargo, lejos de apoyar a la nueva madre en esos menesteres, la suegra, la madre, el esposo, la amiga, enfermeras, ginecólogos e incluso pediatras, desfilan frente a ella, para insistir con el “no tienes leche”.

  

El estómago de canica

 

El bebé, que recién nacido tiene el estómago más pequeño que un limón, pasará horas antes de volver a buscar alimento, si se le ofrece un biberón con fórmula láctea, ante cualquier problema sobre la lactancia. Existen diferentes alternativas, para que el bebé no pase hambre, mientras se supera esa etapa.

Para desmitificar la lactancia, necesitarás pasar horas investigando por tu cuenta en la web, leyendo, cruzando datos y verificando fuentes. Esa es una de las maneras como puedes llegar a “tener leche”. Otra, es consultando a una asesora de lactancia, que cada vez son más y están más cerca.

 

Por: Sugey González

sugey@glez gmail.com