El yoga va más allá del “hacer ejercicio” y de las cuestiones físicas, además se mantiene presente como una práctica que lleva al bienestar emocional y espiritual que nos brinda una pausa a nuestra cotidianidad

 

Siempre me he preguntado si en occidente  puede vivir y coexistir el arquetipo del  Yogi ¿A qué me refiero?

 

Al realizar prácticas de yoga sucede la trasformación sutil. Es común que al mover el cuerpo, el alma se pone en sintonía con las necesidades de tu organismo, la creatividad toca tu puerta, la respiración hace de las suyas oxigenando cada rincón de tu cuerpo, la mente se ve por fin al espejo, el cuerpo suda cada una de las toxinas acumuladas dictándote que es lo que no has hecho bien para tu cuerpo que es tu templo y tu herramienta de vida. Cuando hay comprensión y sabiduría hay una razón detrás de cada experiencia. Y nada más sabio que saber del alma que estas en sintonía con los ciclos de tu vida, te sientes despierto, entonces tu vida fluye, y lo bueno no será tan bueno entonces y lo malo tampoco será tan malo, estarás en lo que llaman el camino medio.

 

El arquetipo del Yogui es aquel ser que de la mano de su maestro entrega gran parte de su vida al servicio de su crecimiento espiritual, y del crecimiento espiritual de los que le rodean, otorga ayuda al prójimo, la entrega total de su ser al conocimiento, a la devoción a Dios y a las prácticas de lo que llaman raja Yoga que son Kriyas y series de ejercicios o postura (Asanas)  ejercicios de respiración (Pranayama), desarrollo de técnicas de concentración y Meditación.

 

¿Pero esto es posible en Occidente?

La verdadera esencia de tu ser no es tu cuerpo o tu mente, es nuestro ser interior nuestra alma, llámesele corazón, valores, sabiduría, y todo lo que pueda permanecer intacto mas allá del cuerpo y su apariencia física. Se ha creado un prototipo demasiado alto en las necesidades por sobresalir tanto económicamente como físicamente, creando un gran estrés, vacio en nuestra sociedad y sobre todo enfermedad del cuerpo y de la mente.

 

¿Pero por que tanto éxito del Yoga ahora en nuestros tiempos?

La práctica de posturas y lo que llamamos Yoga en occidente, practica de Asanas, son el escalón más bello, empiezas practicándola para bajar esa panza o porque tu terapeuta te la recomendó. Más tarde encontraras mucho más en ella. No solo te brinda la terapia a tu parte más física, a tu espalda lesionada, sino que irá tan lejos en tu ser como tú lo permitas.

 

¿En dónde comienza o termina el ser una persona con vida de Yogi?

Donde tú quieras, es verdad que los occidentales no pretendemos ser Yoguis de Cueva, o Sadus de la India, Nosotros Somos miembros de familias, estudiantes, artistas, empresarios, amas de casa etc. Que una meditación de 10 minutos al amanecer o al anochecer nos dará tan solo una pausa traducida en paz mental. Que una práctica personal de tres horas a la semana nos mantendrá en línea y conectados con nuestras necesidades primordiales, como la atención adecuada a nuestra alimentación, nuestros ciclos de sueño, la congruencia en nuestro ser, nos mantendrá en línea de salud, o como dicen manteniendo la carroza afinada (el cuerpo por lo menos no menos fuerte y no menos flexible al paso de los años) etc.

 

Aunque por eso del Ego en el yoga el principal requisito es siempre, tener a un maestro, y practicar única y exclusivamente de la mano de un maestro.

Por: Angie Flores Saiffe