Elizabeth Ramírez, Secretaria General de la Asociación Jalisciense de Nutriólogos A.C. (AJANUT A.C.), señala que deben erradicarse hábitos dañinos que afectan al organismo y que pasan desapercibidos diariamente.

 Uno de los hábitos más dañinos es el consumo de bebidas azucaradas y carbonatadas como los refrescos, jugos industrializados o bebidas energéticas que están relacionadas con alteraciones a la salud como la obesidad, manifestándose principalmente en niños que suelen consumir estos productos habitualmente en las comidas y refrigerios de la escuela. Elizabeth Ramírez puntualiza que entre los estragos más evidentes es la alteración de los triglicéridos en la sangre, además de dañar los dientes ante la presencia de ácido fosfórico que debilita el esmalte dental, por ejemplo.

 "La azúcar genera una adicción en el sistema nervioso. La recomendación -cuando se es adicto a estas bebidas es ir disminuyendo su consumo. El chiste es desacostumbrar al paladar a los sabores tan dulces".

via GIPHY

 En el caso del consumo del huevo, la nutrióloga explica que este producto ha sufrido de una mala publicación de los años 80 cuando se aseguraba que contenía altos niveles de colesterol, y aunque es cierto que la yema es la parte de este alimento que contiene más colesterol, lo cierto es que cuenta con propiedades de aminoácidos y proteínas esenciales que el cuerpo no los genera por sí solo.

Otros hábitos a considerar con los ayunos prolongados y saltarse comidas. "Hay que recordar que venimos de un ayuno de varias horas después de dormir. El desayuno debe constar de tres alimentos importantes como el cereal, un lácteo y una fruta, aunque sea a modo de licuado si no hay mucho tiempo de preparar algo más formal".

"Después de los tres o cuatro años de vida no se requiere tanto aporte de las grasas que brinda la leche”.

 

Por: Norma Gutiérrez

@info_normag