La actriz ganadora del Oscar®, a quien podemos ver en cines en No sin ella, charla con Círculo Informador sobre actores, directores y complicidades

 

En “No sin ella”, Julianne Moore interpreta a una teniente de la policía de Nueva Jersey que es diagnosticada con una enfermedad terminal. Eso la orilla a iniciar una batalla en la corte para conseguir que su pareja, una joven con la que vive y de la que está profundamente enamorada, pueda conseguir los mismos beneficios legales de los que gozan las viudas de las parejas heterosexuales.

 Ganadora del premio a la mejor película de temática LGBT en el Festival de San Sebastián, “No sin ella” se encuentra ya en salas tapatías y es un festín interpretativo. Por tal motivo, te compartimos una charla que sostuvimos con la impecable Julianne Moore quien, consagrada ya como una de las actrices más respetadas del cine contemporáneo, nos compartió sus impresiones sobre el oficio del actor, y su relación con los directores y otros actores.

 

Has tenido la oportunidad de trabajar con tantos directores distintos. ¿Qué esperas de un director a estas alturas, cuando preparas un nuevo personaje, cuando filmas una nueva película?

Espero su visión. Realmente deposito mi confianza en ellos. Confío en que van a poder comunicarme qué clase de película quieren hacer. Me encantan los cineastas con visión, y en verdad espero que me digan lo que quieren obtener de mí para su relato. El trabajo de los directores es darle el punto de vista a la historia, a la audiencia. Para mí es un gusto poder contribuir en su proceso creativo y que me permitan pasar por mi propio proceso paralelamente y al servicio de su visión.

 

Y cuando trabajas con otros actores, ¿te gusta ser tú quién aporta primero, esperas que ellos hagan sus aportaciones, o cómo es la interacción con tus colegas?

Lo que quiero es un compañero, un socio, un cómplice. Yo de otros actores espero un trabajo colaborativo. Hay una cuestión de ego en esta industria que yo a veces no entiendo. La escena no pasa sólo contigo. No estás solo. La escena pasa normalmente contigo y con otro actor o actores, en el rodaje. Así como tú puedes tener control de lo que pasa contigo mismo al interpretar, hay cosas en la zona intermedia que tú no controlas, por eso es que creo que es muy importante tener un cómplice o socio en el otro actor con el que trabajes. Eso que se forma entre tu actuación y la del otro es una de las cosas que son más emocionantes para mí.

 

¿Qué debería hacer un actor principiante en el inicio de su carrera?

Ser persistente. Seguir adelante. Este camino es mucho, mucho más largo de lo que podrías imaginar. Y que disfruten el placer de ser un actor. A veces los actores podemos distraernos con las cosas que suceden alrededor de este oficio. Si eso les pasa, están mal. Ser actor o actriz no es lo que hay alrededor, es el deleite de la creación y la interpretación. Si estas dos cosas no te interesan, entonces no seas actor.

 

Por Arturo Garibay

Twitter / Instagram @arturogaribay

agaribay@informador.com.mx