Vinyasa es un método de yoga que ofrece al cuerpo y a la mente una mejor capacidad de respiración 

Hay quienes piensan que el yoga es aburrido o lo disfrutan únicamente las personas que son flexibles. Sin embargo para todas aquellas cuestiones, Maite Somellera reconocida maestra de Vinyasa Yoga -desde hace 20 años-, comparte que siempre hay una técnica de yoga  que se acerca más al estilo de vida del interesado.

En su caso ha sido el Vinyasa, ejercicio que se centra en la fluidez y dinamismo.  Ideal para niños, jóvenes y personas a quienes les gusta estar enérgicos, pues parte de su atractivo son las asanas (posturas) que se emplean. “Es como un  un arte marcial que no para; se hacen diferente posturas siempre conectándolas y sin dejar de moverte al ritmo de la respiración.  A los jóvenes les encanta ya que es continuo y su mente no se enfada”.

¿La secuencia básica? El saludo al sol: un método de sincronización entre la respiración y el movimiento. “Son como cinco o seis posturas conectadas y después se entrelazan a  otras posturas. Las dos posturas más importantes Son ‘El perro mirando hacia abajo’ y ‘Cobra’”.

Para quien esté iniciando la práctica del yoga, o tenga deseos de sumergirse al mundo de Vinyasa Yoga, Somellera recomienda realizar ‘el saludo al sol’ con movimientos sutiles, con el objetivo a que con el tiempo  las personas se familiaricen a conectar la mente con el cuerpo.

Sin un horario y  lugar predeterminado a practicar yoga, se aconseja llevarlo a la realidad al menos para principiantes e intermedios, de la mano de un profesional o de alguien que sea una fuente de inspiración. “Un maestro de yoga es una mano que te guía y que te jala”.

Sobre los beneficios del Vinyasa, Maite explica que cada una de las posturas tiene una particularidad ventajosa. Comenzando principalmente por la respiración, “que es como la medicina. El yoga mantiene las articulaciones sanas, propicia energía y  al  oxígeno por todo el cuerpo, quita estrés de los hombros, mejora la postura y es preventivo”.

 

Los inicios de Maite Somellera

Después de una lesión en el cuello en San Diego, Estados Unidos, Maite decide tomar su cuerpo como instrumento a los comienzos del yoga, coincidiendo con las clases de una maestra americana de familia hindú, en el que ella daba las indicaciones y su padre realizaba las posturas.

En su partida a Nueva York, los resultados fueron evidentes y las clases de yoga fueron en ella una motivación a prepararse  como teacher training en la escuela Jivamukti Yoga. “Observé los resultados  en mi  persona y comencé a sentir una salud mucho mejor. Una cosa me llevó a otra en la que incluso mi alimentación fue más sana”.

Posteriormente, contrae nupcias y vive casi por seis años en Corea del Sur, lugar en el que aprendió de los maestros orientales un estilo de vida encaminada a la reflexión y la meditación.

Tip: “Decía un maestro mío: haz yoga donde quepa tu tapete, solo que los brazos no choquen con techo o lámparas.  A mí me gusta practicarlo más en una terraza por el aire libre”, dijo la experta en yoga.

 

Toma nota

Las únicas clases que Maite Somellera está impartiendo  en Guadalajara son en Punto Yoga.

Dirección: Brasilia 2876. Col Providencia.

Cuándo: Miércoles y viernes de 8:00 a 9:15 horas y jueves de 20:00 a 21:30 horas.

Precio: $150 pesos la clase suelta.

Más información en: www.puntoyoga.com.mx/ o al  01 333-201-9396.

 

 

 Por: Karina Gómez

@info_karinagob