Los alimentos orgánicos marcan una tendencia en la actualidad. El consumidor, ya sea por moda o por salud, está buscando productos que sean más sustentables y que tengan los menos químicos posibles y conserven por mayor tiempo sus nutrientes.

En nuestro Jalisco, hay un rancho cien por ciento orgánico que  se encuentra ubicado en una comunidad llamada El Petacal que pertenece al municipio de Tolimán. Este rancho pertenece a la empresa americana Amway y exporta a Estados Unidos más de 450 toneladas por año de materia prima para la elaboración de vitaminas y suplementos alimenticios de la marca Nutrilite. Además del de Jalisco, hay otros ranchos de la firma americana ubicados en Washington –Trout  Lake–  y el Ubajara en Brasil.

El Petacal está compuesto por 643 hectáreas que están certificadas como orgánicas por OTCO  (Oregon Tilth Certified Organic), certificadora orgánica reconocida por el National Organic Program  de Estados Unidos y en él se cultivan y procesan: alfalfa, berro, brócoli, espárrago, espinaca, gotu kola, kale, salvia, nopal, orégano, perejil, mandarina, limón y toronja, así como cultivos para pruebas de investigación sobre sus contenidos de fitonutrientes, antioxidantes e ingredientes activos.

Lo importante de mantener un rancho sustentable, es que éste ataca todos los frentes. El Petacal produce sus propias semillas, sus insecticidas son cien por ciento naturales a base de canela y chile, entre otros. Y sus abonos también son naturales, tiene un criadero de lombrices llamadas coloquialmente “Coquetas de California” que producen un líquido llamado humus, este es excremento de dichos anélidos es el que se inyecta a la tierra para que esta produzca mejores cosechas.

Las lombrices se alimentan de composta natural, es decir de los mismos vegetales y plantas que el rancho produce y que por cuestiones de espacio y tiempo no son aptos para la deshidratación para la materia prima que después se convertirá en suplemento alimenticio.

Pero aquí no termina la magia de la cultura orgánica, el humus que fabrican las lombrices se lleva a los quelatos, esto coloquialmente son conocidos como estómagos sintéticos de vaca. En el mundo habitual, una vaca produce excremento que es el que sirve como abono, pero estos animales domésticos a veces no son alimentados con los mejores productos o están comiendo cualquier cosa, por lo que el abono que resulta puede contener más agentes contaminantes que los nutrientes. Es por eso que en un rancho como El Petacal, estos quelatos tienen mejor dominio del abono con la certeza de que lo se le inyecta a la tierra es tan natural que contiene solo las bacterias benéficas para la fertilización del suelo.

El Rancho el Petacal tiene 25 años de existencia y desde entonces es sustentable, tiene especialistas que desarrollan cultivos y analizan sus propiedades para averiguar en qué otros campos o situaciones pueden ser benéficas. Ahora mismo están trabajando con la chía y sus variantes: la blanca y la negra, y descubriendo cuales son los beneficios de una y de otra.

Además, el rancho es dueños de un Centro Comunitario que ha beneficiado a madres de familia así como a más de 150 niños de 0 a 18 años a través de talleres de educación, nutrición, capacitación, programas de becas entre otros.Por: Kike Esparza

@Info_EnriqueE