Esta es la historia del jalisciense que buscó ser el mayor productor de maíz en el país y encontró un récord nacional en China que hoy lo hace producir 22.4 toneladas de maíz por hectárea, contra las dos toneladas que produce comúnmente un agricultor mexicano.

 

Tras 22 años de investigación aplicada Ernesto Cruz González resultó ser todo un personaje, que hoy pone en alto el nombre de México y Jalisco en el mundo.

En 2012, tras romper el récord de producción en ese país, el gobierno central de China lo invitó a trabajar a los campos asiáticos.

En una entrevista exclusiva con esta casa editorial, el agrónomo platicó que en próximos días dará una conferencia a los encargados de la producción de alimentos del G-20, el grupo selecto de los países industrializados y emergentes de todo el mundo.


“Maravillado el Gobierno Central de China me dijo que me quedara, que qué era lo que necesitaba. Desgraciadamente el gobierno mexicano no le hace caso a uno, y acá luego luego me dieron maquinaria, un rancho, tierra para transferir mi tecnología. Hoy tengo contratos con varias provincias de China y la gente visita mis terrenos para conocer qué es lo que hago”.

Su técnica se basa en el mejoramiento intensivo de la tierra, a través de nutrimentos de los campos para que la tierra sea capaz de producir tanto como la naturaleza pueda. “No es un proceso sencillo, hay que hacer un diagnóstico y empezar a nutrir poco a poco”.

Con sus 57 años de vida,  aprovecha los micrófonos internacionales para alertar a los países emergentes, como México, de las oportunidades desaprovechadas de negarse a producir a gran escala. Porque no sólo se deja de ganar dinero, sino que se desgasta el piso y lo vuelve vulnerable.

“Durante muchos años habíamos estado avanzando y avanzando, pero hay agricultores que se han detenido por el problema de inseguridad que hay ahora en México. Ahora somos importadores de alimentos, y eso me parece un escándalo. No hay riqueza en el campo y eso da tristeza. Y la verdad es que a mí me gustaría estar allá, ayudando a los que tienen un poco más de necesidad. Pero el gobierno sigue sin querer.”


Egresado de la facultad de agronomía por la Universidad de Guadalajara, fue condecorado como el mejor agrónomo graduado en los 50 años de historia que tiene la escuela. En una llamada telefónica, Cruz González menciona que detrás del éxito está el respeto por la naturaleza y la idea de ser mejores cada día.

“Mis papás nos formaron con una visión muy competitiva. Yo me fui a Mexicali y allá aprendí a trabajar la tierra, pero a principios de los 90s, cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio, me regresé a Guadalajara. Yo recuerdo que nos dijeron: o producen igual que en Estados Unidos, a bajo costo, o se olvidan de ser maiceros. Y yo empecé a buscar alternativas para hacer cosas distintas”.

 


AGENCIA INFORMADOR/ OMAR GARCÍA