Lucía Orozco fue diagnosticada con este padecimiento y nos platica como le hace frente

 

Lucía Orozco es una mujer amante de la vida; hoy lo dice rechinando los dientes porque está pasando una faceta de evolución, pero aún así se siente plena y en paz: “Antes sólo cuando las cosas me salían como yo quería tenía felicidad. Ahora he descubierto que la felicidad también existe cuando las cosas salen exactamente como no planeabas”, afirma la también escritora quien recientemente fue diagnosticada con fibromialgia.

 

¿Qué cambió tu vida cuando te diagnosticaron con esta enfermedad?

“Como dice Cantinflas: ‘Ahí está el detalle’. He sentido esas ganas, de ‘bromita’, de morirme. El dolor es tan fuerte y tan penetrante y en absolutamente cada parte de tu cuerpo y por tanto tiempo que una vez grité: ‘¡El dolor está jugando con mi mente!’ Gritos de llanto mientras me golpeaba en la cabeza contra la pared. Otras veces el dolor es tan intenso que sobrepasa los límites de pensar... El mismo dolor le gana al dolor y te quedas inmóvil. No puedes hablar, no puedes moverte. Eso, a diferencia de un ataque de pánico, se requiere ver las cosas desde afuera y ser más inteligente que el problema para no dejar que se acelere la respiración”.

Lucía la de Flor como es conocida gracias a su blog es una mujer versátil que siempre cambia de dirección; la zona de confort ya no es una opción porque su corazón late por su misión en la vida: contagiar a los demás el amor por la vida mientras disfruta el mundo de las letras, las conferencias, la tele, la radio y donde la pongan.

 

¿Hacia dónde vas?

“He aprendido bastante a ser mi cómplice ya que aunque la gente quiere comprenderte, estás sola en esto en el sentido de que sólo tú lo estás sintiendo porque incluso un caso de fibromialgia puede ser muy diferente a otro. Me duele, hay días que corto el jitomate de genio porque no acepto mi condición. Hay días que quiero correr de mi propio cuerpo”.

El problema de la fibromialgia es que no te mata. Pero te tortura todos los días. No se ve y hace que se te olviden las cosas. Lucía considera que sí alguna parte del cuerpo se pusiera fluorescente cuando le duele, la gente sabría y entendería por qué falta a los cumpleaños, las reuniones, etcétera, pero las cosas no son así. Ella y muchas personas más tienen que sufrir esto en silencio. 

“Me sigo viendo espectacular y pues es entendible que no me crean. Entones tu círculo social comienza a reducirse entre los que están contigo y los que no. Además de que para mis pulgas de andar cortando listones en inauguraciones y estar en todos los eventos habidos y por haber me cambió todo. Vean mi Instagram y díganme cada cuando encuentran una foto mía de fin de semana por la noche”, explica.

Lo que más le duele es que le ha cambiado el carácter. Su sonrisa se borra después de tres días seguidos de migraña. Pero Lucía ama más la vida que lo que odia su dolor.

 

¿Crees que sufres algún tipo de discriminación?

“Cuando encuentras a alguien con fibro por añadidura te abrazas y empiezas a contar cómo es que los demás no te entienden. Pero no creo que nadie quiera discriminarme. Hay cosas que yo no entiendo de los demás y cosas que los demás no entenderán de mí. Aplico el arte de defraudar porque me pasa que a veces el dolor no avisa y faltas a bodas que ya habías quedado de ir o cosas así pero el principio de la discriminación sería que yo no me respetara y no me quedara en cama por quedar bien. Así que así sigo adelante, priorizándome como debí hacerlo antes para no tener esta enfermedad”.

 

¿Qué pasa cuando las ganas de trabajar son muy fuertes pero también el dolor?

“Pinche dolor le encanta triunfar. Paciencia, si antes hacía cuarenta cosas en el día y ahora puedo hacer diez pues hago las diez. Pero este tema no me importa tanto, porque antes por querer comerme al mundo no disfrutaba esas cuarenta, y ahora me saboreo las diez como helado de nuez de garrafa de enfrente de La Madre de Dios. Cuando hay dolor, por añadidura te concentras en sólo lo que importa y se te revela lo que es prioridad para tu vida mientras más te duela el cuerpo”.

 

MÁS SOBRE ESTE PADECIMIENTO…

La fibromialgia es una enfermedad reumatológica que se caracteriza por el dolor crónico generalizado. Normalmente el paciente localiza este dolor en el aparato locomotor y esta patología puede manifestarse a cualquier edad, no obstante, es mucho más prevalente en las edades medias de la vida y se considera la causa más frecuente de dolor musculo esquelético.

 

Por: Jorge Soltero

@JorgeSoltero