Los mercados han sido y serán parte importante en nuestra cultura, pero la adaptación es vital

 

Muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos acudido a un mercado o derivado del mismo. Si bien este concepto ha caído en desúso, por la entrada de cadenas comerciales internacionales, existe un sector que busca que la tradición del mercado no muera.

Ya sea para ir de compras para las provisiones de la semana o para degustar la comida típica a precios accesibles, los mercados deberían ser más socorridos de lo que son actualmente.

Siguiendo esa premisa es como se crea el Mercado Chapultepec. Un espacio designado para que los comensales tengan un lugar con un aspecto clásico, pero con una oferta gastrónomica de una ciudad cosmopolita.

En este espacio podrémos encontrar comida y elementos tradicionales, como productos de miel y sus derivados.

Este sitio cuenta con apenas tres semanas de existencia (al menos desde su apertura) y, a pesar de que no todos sus locales están ocupados, éstos ya están en alguna fase próxima a una apertura.

 

En datos “duros” el Mercado Chapultepec cuenta con:

-Más de 900 metros cuadrados de espacio.

-Se albergan a 32 locales comerciales más un bar y distintas áreas comúnes.

-Además, en un estacionamiento anexo, se cuenta con 400 cajones de estacionamiento, correspondientes al recinto donde se instaló el mercado.

La idea de crear un espacio así, surge de la iniciativa privada, que propuso la adaptación de un lugar tradicional, pero con ideas frescas que se adapten a lo que la gente exige en los tiempos actuales.

El Concepto

La idea se aterriza gracias a una empresa que se dedica a manejar restaurantes; también se asociaron a un grupo arrendatario. Es así como comienza el concepto.

César García, quien es Director del Mercado Chapultepec, afirma que no se trata de un concepto nuevo, al contrario, es una manera de revivir el típico mercado latinoamericano, pero con la particularidad de ofrecer única y exclusivamente gastronomía. Otro sello distintivo sería que no aceptan francquicias de comida, al menos no de gran tamaño, pues buscan el impulso a la economía local.

El “layout” estaría conformado por islas, mismas que son o fueron acondicionadas para dar acomodo a un número limitado de persona. Con esto se espera servir de 350 a 400 personas cómodamente sentados.

El concepto de Fast Food permitiría un flujo alto de personas, por lo que en promedio 25 mil personas podrían degustar de la oferta gastrónomica, de manera semanal. Esto sin contar con el servicio a domicilio y la gente que tome su comida para llevar.

 

No se busca caer en un concepto demasiado sofisticado, más bien ofertan “comida de calle” con precios accesibles y con variedad para saciar todos los gustos.

El mercado ofrece desde la típica cafetería, donde puedes comprar un café, yoghurt, un pequeño refrigerio, pasando por las típicas tortas, pozole o gorditas, hasta la comida gourmet de otras regiones o beber una copa de vino, ya que el bar abrirá hasta tarde.

El enfoque sería familiar, pues aunque existen bebidas alcohólicas, habrá variedad para todos los gustos; además, los precios son accesibles y el Director del Mercado Chapultepec proyecta un promedio de consumo de entre 60 a 80 pesos, con plato fuerte, bebida y postre.

El concepto también tiene algo de europeo, ya que el área común consiste en una especie de mesas comunitarias y la idea sería que la gente conviva, sin importar que no se conozcan y así hacer un ambiente más cómodo para todos.

 

¿Qué comer?

Ante una oferta amplia, aventurarse parece ser una obligación. Es imposible no considerar las opciones más exóticas, aunque de quererlo, se pueden consumir platillos más típicos.

De entrada, por que no degustar unas Sigara de perejíl. Son unas empanadas a base de pasta philo, rellenas con queso panela y, obviamente, prejíl. O tal vez, unos esquites o elote con crema, queso y chile en polvo.

De plato fuerte, que tal un Kebab de carne de coredero o fideos orientales con una gran diversidad de ingredientes por agregar.

De beber, para los adultos, Borgoña, que es vino tinto con trozos de fresa o un Bimbao que es una mezcla de vainilla y vino. Para los que prefieran omitir el alcohol, una típica limonada o aguas frescas.

De postre, Alfajores argentinos de Pecorella, rellenos de original dulce de leche; mantequilla de cacahuate o para los más atrevidos de limón. En caso de buscar algo nu poco más tradicional, puedes elegir Cup Cakes o un paleta o nieve helada de sabores muy propósitivos.

 

El dato

El mercado se ubica sobre Av. Hidalgo # 1465 casi esquina con Av. Chapultepec.

El estacionamiento de 400 cajones, se encuentra sobre calle Escuela Aviación Militar y tiene descuento para quienes digan que asisten al Mercado Chapultepec.

Los horarios del mercado serán: de lunes a jueves de 11:00 a 22:00; viernes y sábado de 11:00 a 0:00 horas y el domingo de 11:00 a 20:00.

 

El bar podrá ofrecer servicio hasta las 3:00 am.

 

Por: César Cerda

cesar.cerda@informador.com.mx